• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
963 220 581

Revisión ginecológica

revisión ginecológica

Hoy en día parece improbable que una mujer no visite la consulta del ginecólogo a hacerse revisiones, pero todavía hay mujeres, ya sea por desconocimiento o por miedo que no acuden a realizarse chequeos. Y esto puede traer como consecuencia no detectar enfermedades que se pueden curar a tiempo.

Las revisiones ginecológicas son necesarias para ayudarnos a conservar y aumentar la calidad de vida. Estas revisiones son una herramienta muy útil para prevenir enfermedades y promover conocimiento de la salud ginecológica.

En España, para muchas mujeres las visitas a su ginecólogo son una asignatura pendiente, y sobre todo para las más jóvenes. Según datos: 1 de cada 5 mujeres de entre 25 a 35 años nunca se han hecho una citología vaginal, y el 50% de las mujeres entre 15 y 24 años no ha visitado nunca al ginecólogo. Gracias a las revisiones periódicas se pueden prevenir ciertas patologías ginecológicas, entre las que destacar el cáncer de cérvix o de cuello de útero.

¿En qué consiste la revisión ginecológica?

La revisión ginecológica consiste en un examen abdominal y pélvico con ecografía, un examen de las mamas y una citología o test de Papanicolau. Con este último test se analizan las células del cuello del útero, para poder detectar posibles alteraciones.

¿Cada cuánto realizar una revisión ginecológica?

Estas revisiones deben hacerse cada 2 años, pero dependen mucho de los factores de riesgo personales o familiares, en los que el período se puede acortar a un año o menos.

¿Qué pruebas incluyen las revisiones ginecológicas?

Citología cervical: debe realizarse cada 1 o 3 años dependiendo del histórico familiar o de la edad.
Mamografía: Esta se debe efectuar cada 1 o 2 años en mujeres entre 40 y 50 años, y en mujeres de más de 50 años debe realizarse una al año.
Test del Virus del Papiloma Humano (HPV): Este está estrechamente relacionado con el cáncer de cuello de útero. En mujeres mayores de 30 años, cuyos resultados sean anormales en citologías, se recomienda hacer la prueba cada 5 años.

Las revisiones son controles periódicos muy importantes para la salud de la mujer. Se recomienda que la primera revisión ginecológica sea con la iniciación en las relaciones sexuales.